Bebidas hidratantes





Bebidas hidratantesEl mercado ofrece bebidas hidratantes diseñadas especialmente para deportistas de alto rendimiento o para quienes realizan actividades físicas de manera regular e intensa. Sin embargo personas que realizan poco o nada de ejercicio, las consumen pensando que estas bebidas les ayudaran a mantener o mejorar su rendimiento físico, ¿realmente será así? Para descubrirlo, el laboratorio de profeco llevo acabo el estudio de calidad de nueve bebidas hidratantes, una de ellas, en presentación en polvo para preparar.

Al tener todos los sabores los mismos ingredientes, solo se avaluaron en sabor naranja y en porciones de 240mililitros. Cuando hacemos ejercicio, el cuerpo empieza a sudar y con ello se deshidrata, es decir, pierde agua y electrolitos. Los electrolitos no son otras cosas que sales minerales como el sodio, potasio, magnesio y calcio, elementos fundamentales para mantener el equilibrio interno de todas las sustancias para evitar una deshidratación y por lo tanto mejorar el rendimiento.

Por esta razón es que el laboratorio verifico la cantidad de minerales que contienen las bebidas hidratantes, a si como su contenido de azucares y conservadores. También se comprobó que la información al consumidor fuera veraz y cumpliera con la normatividad. Cave aclarar que en México no existe una normatividad que establezca las especificaciones que debe cumplir las bebidas hidratantes. Por eso se tomó como referencia lo que la dirección general de salud y protección del consumidor de la comisión Europea indica a cerca de las bebidas deportivas.

Así, asegura que deben suministrar hidratos de carbono como fuente fundamental de energía y que deben ser eficaces para mantener una óptica hidratación. En base a los criterios de este organismo y a un documento de la federación Española de medicina del deporte, se obtuvieron las siguientes conclusiones. El sodio es el único electrolito que ha demostrado su eficacia en estudios de reposición de líquidos ya que proporciona beneficios fisiológicos como estimular la llegada máxima de agua y carbohidratos al intestino delgado.

La recomendación de la Federación Española seria consumir de 110 a 276 miligramos de sodio en 240 mililitros, sin la mayoría de las marcas están por debajo de esta cifra ya que se encontró que los contenidos de sodio varían entre 43 y 114 miligramos. En cuanto al aporte de carbohidratos en las bebidas de rehidratación no hay diferencia significativa entre las marcas ya que contienen de 14 a 15 gramos, lo que esta dentro del rango recomendado.

Hay que considerar si embargo, que los azucares que contiene estas bebidas son para reponer la energía que se emplea durante el ejercicio y aunque su aporte calórico no es tan elevado, cuando se bebe en exceso, por ejemplo mas de un litro, estos azucares pueden acumularse y producir molestias intestinales. Las pérdidas de potasio, calcio y magnesio son significativamente menores durante el ejercicio, así que su reposición es menos necesaria que la del sodio.
Según el documento del consenso de la Federación Española de Medicina de Deporte, la concentración de potasio en las bebidas hidratantes no debe ser superior a 93.8 miligramos en 240 mililitros y en los productos analizados esta cantidad va de 16 a 96 miligramos por porción de 240 mililitros. En suma las bebidas hidratantes si traen beneficios para los deportistas de alto rendimiento.

Un atleta puede durar 4, 5 ,6 o más horas diarias entrenando. Es ante este tipo de actividad cuando empieza un balance de los electrolitos por la deshidratación y en consecuencia, las bebidas hidratantes si ayudan a equilibrar los minerales del cuerpo, lo cual les proporciona más energía.

A una persona que hace poco ejercicio le sienta exactamente igual un vaso de agua que un vaso de bebida hidratante quienes hacen alrededor de 20 a 30 minutos de ejercicio al día o son deportistas de sábado y domingo, les es suficiente beber agua y consumir sus alimentos cotidianos para recuperar la energía y los electrolitos que pierden al realizar una actividad física.

Una hora antes de la actividad física es recomendable beber un vaso de agua de 200 a 300 mililitros y mientras se hace ejercicio, tomar un vaso cada 20 minutos y al finalizar volverse a hidratar. La clave para saber si se requiere del consumo de una bebida hidratante, es valorar si el nivel de ejercicio que se realiza, realmente la demanda.

Si decides comprar una, lee, compara las etiquetas y observa la porción en que esta dada la información nutrimental. Hay marcas que la declaran por 100 o 240 mililitros cuando el embace es de 600 mililitros y por lo tanto, el aporte de los nutrientes es mayor. Si eres diabético y haces ejercicio, cotidianamente recuerda que estas bebidas contienen azucares, por lo que antes de consumirlas, es mejor que consultes a tu medico.

Recuerda que estos productos fueron diseñados específicamente para su consumo en la ejecución de algún deporte o actividad física extenuante, así que no sustituyen el consumo habitual de agua. En cuanto a la idea de que las bebidas hidratantes son buenas para la cruda, te podemos decir que en efecto, el consumo del alcohol produce deshidratación.

Lo deseable seria que lo bebieras con moderación pero si tomas al grado de tener una resaca, las bebidas hidratantes que tienen minerales, si ayudan a recuperar el estado de hidratación adecuado.



Deja tu comentario
Tu Comentario