Sin vitaminas no hay salud – nada funciona





Macro nutrientes esenciales hay tres tipos que veremos más adelante: Proteínas, Hidratos y Grasas. Pero para estar sanos hay que tener en cuenta también los micronutrientes, oligoelementos, hormonas, vitaminas, minerales… No tiene calorías, no engordan, ni tenemos muy claro cómo controlar su ingesta porque casi son “invisibles”. Sin embargo, su importancia es vital, porque estas sustancias influyen en cómo aprovechemos el resto.

Sin vitaminas no hay salud - nada funciona

Cuantas vitaminas existen
A día de hoy, las vitaminas, compuestos orgánicos (es decir, tienen algo de carbono), son12 para unos, 13 para otros, y hasta 14 para otros. Los distintos y a veces contradictorios documentos científicos no facilitan la tarea de saber las cantidades necesarias de cada vitamina. Los mínimos se tienen más o menos claros, pero las cantidades máximas o curativas son muy diferentes según la fuente a la que se acuda.

Además, en la absorción de las vitaminas, en su biodisponibilidad, influyen otras situaciones personales y si hay equilibrio entre otros nutrientes, porque algunos compiten con otros para ser absorbidos.
De ahí que a veces sean tan difícil definir las cantidades; depende de cada persona. La Dra. Rosario Corio, Médico de familia miembro de SEMERGEN (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria), nos aclara algunos aspectos. “A diferencia de los hidratos, proteínas o grasas, las vitaminas no proporcionan energía, pero son fundamentales para que el cuerpo utilice otros nutrientes.”

DOS TIPOS DE VITAMINAS
Las vitaminas se dividen en dos tipos según su solubilidad, es decir, su manera de disolver. Las que se manejan entre grasa (son las liposolubles). Son éstas: La A, la D y la E, y para algunos también la K y la F; y las que lo hacen en agua (hidrosolubles), como la C y todas las del grupo B. Esto es una diferenciación importante, porque, como explica la doctora Corio, mientras que las vitaminas liposolubles, que se disuelven en grasa, se acumulan en el organismo y su exceso pude generar problemas tóxicos (como la hipervitaminosis), las vitaminas hidrosolubles (que se disuelven en agua) sí se eliminan a través del riñón.
En realidad, es bastante difícil llegar a poner en peligro la salud por su consumo en exceso.

CUANTAS NECESITAMOS
El cuerpo humano no funciona con normalidad si le faltan las vitaminas esenciales. ¿Y tomamos las necesarias? Para la Dra. Rosario Corio, una dieta variada y equilibrada proporciona las suficientes vitaminas a nuestro organismo. Sin embargo, es cierto que en determinados momentos podemos necesitar más cantidades. Por ejemplo: si estamos haciendo dieta hipocalórica para adelgazar, de menos de 1.200 calorías diarias, necesitaremos un complemento de vitaminas, porque tomamos menos alimentos que los que necesitaría una persona normal que no está a dieta y, claro menos grasa, que es la que necesitan las vitaminas liposolubles. También si padecemos mucho estrés o si somos fumadores, porque quémanos muchos nutrientes al exponer al cuerpo a situaciones extremas. Pero no hay que auto recetarse nunca. Es más, para la Dra. Corio, debemos ser cautos en la cantidad de alimentos funcionales o de suplementos que tomamos, porque podemos superar la dosis diaria recomendada con consecuencias negativas en la salud

COMO TRABAJAN EN EL CUERPO
El organismo emplea las diferentes vitaminas para fabricar sus coenzimas, participantes en las distintas reacciones químicas del cuerpo, la verdadera esencia de la vida. Estas reacciones proporcionan a las células del cuerpo la energía de los alimentos, es decir, del metabolismo. Para que el organismo funcione, pues necesita recibir vitaminas de todo tipo, pues cada una tiene una función. Y debemos tener claro que cualquier desequilibrio entre ellas acabará afectando a la salud.

DOS BUENISIMAS RAZONES PARA TOMARLAS
- Han de estar en el cuerpo para que éste sea capaz de utilizar otros elementos esenciales para la salud, como hidratos, aminoácidos, minerales… Y deben estar en perfecto equilibrio.
- Solucionan tanto la creación de tejido como su reparación, y también ayudan al organismo a resistir las infecciones. Por eso, cuando alguien le faltan, puede que las cicatrices se resistan a cerrarse o puedan tener más facilidad de pillar un constipado que el resto de personas.

¡OJO SE PUEDE ESTROPEAR!
El calor, la luz y la oxidación por contacto con el aire reducen las vitaminas hidrosolubles de alimento. Es lo que sucede al cocer demasiado una verdura o al esperar mucho tiempo antes de tomar un vaso de zumo de naranja, al que ya se “le ha ido” parte de la vitamina C. También se pueden perder esos micronutrientes por una mala descongelación de alimento, por una conservación inadecuada (a una temperatura errónea, por ejemplo) o simplemente por pelar y lavar demasiado hortalizas y frutas.

LOS ANTIOXIDANTES
Algunas de las vitaminas se consideran antioxidantes, es decir, que previenen casi todo, desde un constipado hasta un cáncer. Según la experta en Atención Primaria, hay muchísimos estudios que señalan sus bondades y algunos son también discutibles, por lo que hay que ser prudentes al confiar en sus milagrosos efectos antioxidantes que tan de moda se han puesto hoy en día. Sí hay acuerdo, por ejemplo, con que una mujer embarazada necesita más ácido fólico (vitamina B9). O que un fumador mata la vitamina C de su organismo y debería tomar más.

CUATRO IDEAS MUY CLARAS
1/ Una alimentación variada implica, casi con seguridad, que tomamos todas las vitaminas que necesitamos. Pero algunos expertos están convencidos que no es el caso de la vitamina E, un potente antioxidante, que nunca llegará a su necesidades sin suplementos.
2/ Si fumas, tienes un problema. Apunta el dato: un cigarrillo puede destruir hasta 100 mg. De vitamina C. Por eso no está de más que los fumadores incidan en la ingesta de este nutriente, ya sea en forma de alimentos que la contengan o en suplementos.
3/Las píldoras anticonceptivas, tan importantes para el control de natalidad y tan usadas, matan la vitamina B6, B12, el ácido fólico (la B9) y la vitamina C.
4/No todos los alimentos proporcionan vitaminas, y sin embargo, sí que tienen la capacidad de poder gastarlas.



Deja tu comentario
Tu Comentario